La estrategia es la que manda

  • El debut de un nuevo analista
  • El mercado perdió la cordura
  • Descifrando la volatilidad
  • Fiel a nuestro estilo

0:20| Te presento a uno de mis analistas

Hoy quiero presentarte a uno de los analistas que integran mi equipo de research de la compañía. Se trata de Diego Matianich, un economista que tiene una especialización en Mercado de Capitales de la UTN. Él se incorporó hace relativamente poco y me compartió esta columna tan intuitiva como necesaria que me gustaría compartir con vos.

Pero antes de eso, hablemos un poco de mercado. Ayer fue un día aburrido para el mercado argentino. Luego de haber tenido unos días con maor acción, ayer no hubo contagio de las subas de Wall Street y el Merva quedó un 0,02% respecto el cierre del día miércoles. El volumen negociado en acciones volvió a caer y se ubicó en $ 571 millones.

Sin demasiado más que contar a lo que ya fuimos narrando los días previos, es momento de pasar a la columna de Diego Matianich.

¡Que la disfrutes!

Diego MB

 

1:00| Un dolor de cabeza

Gracias Diego por la presentación. Creo que lo que viene a continuación le puede interesar a mas de uno de nuestros lectores.

Últimamente venimos presenciando jornadas bursátiles con mucha volatilidad en los mercados, tanto en el ámbito local como en el internacional. Particulamente, para el Índice S&P 500, el índice que hace referencia a esta variabilidad es el denominado “VIX”. En términos simples, este índice muestra la cantidad de contratos de posiciones bajistas sobre el índice de acciones.

Índice de Volatilidad: VIX

Y cuando el panorama se torna complicado y el nerviosismo empieza a florecer, comenzamos con la desesperación y las preguntas de siempre…

¿Qué está pasando? ¿Vendo todo? ¿Se viene el fin del mundo? ¿Ahora hay que comprar?

Lo importante es entender el contexto y saber que los mercados de renta variable han tenido un rally alcista extraordinario. Y cuando hay determinados sucesos que aportan mayor incertidumbre sobre las cotizaciones, entonces los inversores prefieren desprenderse rápidamente de sus tenencias.

Pero la pregunta que me hago es, “¿puede un tweet de Donald Trump modificar los fundamentos de una empresa?”

La realidad es que no, pero recordemos que en el mercado se descuentan expectativas y cualquier medida que pueda afectar los rendimientos futuros de una firma, impactaría en el “valor intrínseco” de esa empresa.

Por ejemplo:

– La producción de crudo de los países de la OPEP es un factor determinante en el precio internacional del petróleo, y los ingresos de las petroleras está ligados de manera muy estrecha. Con este criterio podríamos decir que la firma “Petroleo Brasileiro” (APBR) mejoraría sus márgenes de rentabilidad en los próximos años y este optimismo impulsaría a que sus acciones provoquen interés en los inversores y se negocien a un precio mayor.

– Las sanciones económicas a Facebook (FB) por la manipulación y uso indebido de datos privados han generado una venta masiva de sus acciones y sus precios se derrumbaron en pocos días. Ahora bien, ¿no fue una actitud exagerada del mercado ante una empresa que gana tanto dinero…?

Siempre el mercado tiende a sobrerreaccionar. No importa de qué protagonista se trate. Veremos finalmente qué nos dice el largo plazo, pero lo cierto que estos comportamientos exagerados dela Bolsa en el corto plaz no debe influir en nuestra estrategia de inversión.

2:00| La volatilidad bien interpretada

La volatilidad como concepto general en el mercado es la variación del precio de un activo en relación a la media. Es lo que se conoce como “volatilidad histórica”, es decir, aquella que se la conoce por lo sucedido en el pasado o en un período de tiempo determinado.

Pero además de ello, existe un tipo de volatilidad que no es conocida pero es clave para entender las expectativas sobre el activo y sus posibles variaciones, que se la llama “volatilidad implícita”.

Hace referencia a una estimación de las variaciones futuras del precio del activo en relación a su cotización actual.

Es decir, el precio al que se está negociando el activo posee una volatilidad implícita a partir de circunstancias que los inversores consideren que puedan afectar su evolución en el futuro.

¿Para qué nos sirve puntualmente conocer la volatilidad implícita de un activo?

Miremos la comparación del ETF que replica el movimiento del índice Nasdaq (QQQ).


La volatilidad histórica (línea violeta) calculada en base a las desviaciones de rendimiento del activo en el período de 20 días, se mantuvo por debajo de la volatilidad implícita (línea naranja) en el mismo período.

Pero en el último mes la situación se revirtió.

Esto quiere decir que en el mercado la volatilidad implícita mide cómo los inversores están percibiendo el riesgo en el futuro y a partir de eso se valoran las primas de los contratos de opciones.

Volatilidad histórica mayor a la volatilidad implícita: los contratos de opciones del activo se negocian con menores precios debido a que los inversionistas suponen que el riesgo futuro será menor que el pasado o el actual.

Volatilidad implícita mayor a la volatilidad histórica: los contratos de opciones se negocian con precios más altos, debido a que los inversores prevén un riesgo mayor hacia delante que en el pasado o en la actualidad.

3:00| La estrategia debe mandar

En los momentos de mayor incertidumbre, el temple de los inversores tambalea. Por este motivo, nunca está de más hacer un análisis que nos recuerde cuáles son nuestros objetivos de inversión y qué estrategias estamos utilizando para poder cumplirlos.

El inversor de largo plazo es aquel que tiene un portafolio a 5 o 10 años, diversificado en todo tipo de instrumentos de renta fija como bonos soberanos y corporativos con distintos rendimientos y duraciones; complementado con acciones de empresas sólidas que están en buenas condiciones financieras y un contexto futuro apropiado para su buen desempeño, no deben preocuparse por los vaivenes del mercado.

El foco de atención o las decisiones de fondo se toman en función de los fundamentos del activo que tenemos en cartera.

En contraste, el inversor de corto plazo, tiene otras características muy diferentes. Es oportunista y especulador. Podríamos decir que el actual contexto volátil “le sienta muy bien”.

Su objetivo de inversión no es “comprar y esperar”, ni apostar por activos de calidad y menos armar un portafolio diversificado para disminuir riesgos. Lo que desea es aprovechar oportunidades concretas utilizando la estrategia de comprar y vender en pocos días para hacerse de la diferencia.

Para ello debe estar al tanto de aquellos “drivers” que hagan subir o bajar al activo, e incluso posibles contingencias que invaliden su análisis. Si bien está en el momento justo para hacerlo, el mercado le demandará mucha energíapara poder analizar correctamente cada operación y tener éxito.

Los instrumentos más importantes y mejor diseñados para operar en momentos difíciles como el actual son los derivados financieros, que permiten ganar con el apalancamiento. Un caso puntual son las opciones financieras.

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>