20 de junio: Día del Juicio Final

Pese a que ayer los mercados de Wall Street estuvieron cerrados por el Memorial Day, fecha en que se recuerda a los caídos en la guerra, a nivel local se respiró cierta tensión financiera. La Bolsa tuvo realmente un muy mal día, con presión vendedora, por motivos internos y externos.

Entre los primeros, las cuestiones que parecen no terminar más: la insólita discusión sobre las tarifas de servicios públicos, la demora en anunciar un recorte serio del déficit fiscal y la falta de información sobre el avance de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). A nivel externo, a la situación de más aversión global con los emergentes se le sumó un Brasil más complicado: el real se devaluó un 2% ayer y Petrobras Brasil se siguió desplomando otro 12%.

El mundo claramente se ha vuelto muy desafiante para Argentina, pero victimizarse por los eventos foráneos no será lo que nos permita plantar los cimientos necesarios para soñar con un proceso de desarrollo económico con 15 años vista.

Quizás el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional sea nuestra última oportunidad para cambiar nuestra mentalidad y cultura en la búsqueda de un país serio y predecible. Pero no cometamos el error nuevamente de buscar chivos expiatorios externos para culparnos del fracaso permanente de Argentina. El cambio debe nacer internamente de nosotros y mostrarle al mundo que queremos realmente avanzar por el camino de un país que busca prosperar sin tomar atajos e inspirando confianza en los agentes.

Junio puede ser el punto de inflexión

Estamos ante una situación límite en la confianza y expectativas del rumbo que puede tomar Argentina hacia el futuro. Desde el punto de vista del optimismo económico, estamos en el peor momento del Gobierno de Cambiemos.

Pero no se trata sólo de esta administración. La sociedad está muy crispada con la dirigencia política en general, que se pasa discutiendo cuestiones sin sentido y de poca trascendencia para cambiar las cuestiones de fondo. Resulta incomprensible la falta de percepción de nuestra dirigencia sobre la delicada situación económica y social que existe en nuestro país.

Pero a falta de gestos de valentía política, quizás volvamos a tener una señal del mundo para encarrilar nuestro destino. Junio será un mes determinante por dos noticias económicas de alto impacto para nuestro país:

El acuerdo con el FMI

Con la necesidad de asegurar el financiamiento externo en torno a los US$ 25.000 millones para 2019, el entendimiento con el Fondo Monetario Internacional resulta clave en un contexto de suba de tasas de interés en el mundo.

Desde ya que no será gratis este financiamiento ni libre de costos. Ni en el FMI ni los inversores globales son altruistas ni regalan su dinero. No queda otra que cumplir con el ajuste del déficit y asegurar ese dinero para pasar un 2019 sin sobresaltos en términos financieros.

En la medida que ganemos credibilidad y la confianza se recupere, podremos estar en condiciones de volver a los mercados voluntarios de deuda a tasas relativamente razonables. Mejorar en este aspecto solo depende de nosotros y el compromiso para cumplir con lo que se firma.

La reclasificación de la Argentina

Ya tenemos fecha definitiva para saber qué decisión tomará el MSCI respecto al mercado argentino. El 20 de junio, coincidentemente con el día de la bandera, a las 17.30 hora local sabremos qué ocurrirá.


Allí se determinará la suerte de dos países: Argentina y Arabia Saudita.

La decisión sobre permanecer en estatus de Frontera o pasar a ser Emergentespuede involucrar a ambos sin ser excluyentes una de la otra.

El Día del Juicio Final, para los inversores bursátiles, es el próximo 20 de junio. Allí estará echada la suerte de corto plazo para nuestro mercado de capitales.

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

 

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>