Cerca del punto de inflexión

Ayer fue el día hábil más tranquilo que pasé de las últimas seis jornadas bursátiles. Seguramente me podrás decir que estoy algo loco o afectado emocionalmente por la crisis financiera para poder anunciar cosas como esas, sobre todo si consideramos noticias como las que te muestro a continuación:


Este tipo de titulares asusta y mucho, pero así como la historia económica se repite, también lo hacen los principales medios especializados en finanzas y economía cuando acontece una crisis. Si bien no falta a la verdad esa noticia, la misma es parcialmente verdadera.

El día viernes, una vez que cerró el mercado cambiario a las 15hs, el tipo de cambio de referencia de las operaciones por Bolsa, medido por el Contado con Liquidación, marcó un nivel de $ 24,20, lo que era ya un 5,2% más que el cierre del dólar mayorista para ese día. De esta manera, si consideramos el cierre del dólar mayorista de ayer, en $ 24,95 y lo comparamos contra el $ 24,20 del contado con liquidación, la divisa subió un 3,1%.

¿Es fuerte? Claro que sí, sin dudas, pero es menor al 7,3% del anunciado por Ámbito Financiero. Insisto en que sería bueno escuchar a las autoridades del Banco Central de la República Argentina sobre cuál es el objetivo de confluencia entre la política monetaria, el tipo de cambio y la tasa de interés bajo este nuevo panorama. Con esas referencias, podremos comenzar a percibir un ancla sobre las expectativas para calmar las ansiedades.

Sin esto, todavía estamos a la deriva. Seguimos tratando de “adivinar” dónde frena la corrida cambiaria, si es que lo hace en algún momento en el corto plazo. Cuanto más claro el objetivo, más lucidez para los hacedores de política monetaria, pero también para los inversores, algo que tanto hace falta en Argentina.

Pero como te comento esto, también vi algunas señales positivas ayer.

La primera tiene que ver con el cambio de estrategia implementado por el BCRA para ponerle un techo (¿transitorio?) al dólar mayorista. Ayer puso a la venta U$S 5.000 millones en $ 25 y recién sobre el final “solo” vendió poco más de US$ 400 millones. Al menos, parecería ser que ese será un precio que la autoridad monetaria buscará defender.

La segunda señal tiene que ver con la renovación de los $ 617.000 millones en Lebac que vencen hoy. Una parte importante de los mismos están en manos de los institucionales domésticos (bancos, fondos comunes de inversión, mutuales, ANSES, etc.), a los cuales el BCRA ya tiene apalabrados para que renueven. Desde ya que no es la solución de fondo, pero ganar tiempo para recalibrar la estrategia resulta imperante.

En tercer lugar, los bonos en su paridad en dólares bajaron, pero no fue un caos ni corrida. Es un movimiento de consolidación ante la expectativa de nuevos anuncios que permitan una estabilidad más duradera.

En este contexto, nos enfrentamos al SuperMartes y a continuación analizamos qué hacer.

 

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

 

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>