La peor decisión es esperar el “momento ideal”

Así como creo que gran parte del éxito de nuestras inversiones se las debemos al timming, no hay que abusar de esto ni en los mercados ni en cualquier ámbito de vida. Como argentino, siento que tenemos esa malformación propia de un país ciclotímico y poco predecible que nos llenó de dudas para tomar cualquier decisión importante en nuestras vidas.

Así, no me sorprende escuchar el “estoy esperando el momento ideal” cuando le consulto a cualquier amigo o familiar sobre alguna decisión relativamente importante. Y ésta no tiene que ver precisamente con el mercado financiero, sino, como dije anteriormente, con cualquier aspecto de la vida.

“¿Estás por cambiar el auto? No, estoy esperando para ver si consigo un precio mejor.”

“¿Estás por sacar un préstamo hipotecario? No, estoy viendo si bajan las tasas de interés un poco.”

Y así sucesivamente.

Esperar, esperar, esperar. Esas son las palabras que aparecen permanentemente en la boca de cualquiera de nosotros, intentando imaginar que alguna vez se dará una situación ideal para llevar a cabo nuestros planes, ignorando cómo ha sido la historia en Argentina en los últimos 80 años.

Pero te invito a cambiar ese esperar por animarse. No hablo de hacer locuras ni mucho menos, sino que tratemos de ignorar ciertos detalles y evitar a que se dé la situación perfecta para poder avanzar.

Si yo no me hubiera animado en su momento, nunca habría sacado mi préstamo hipotecario para comprar mi casa. Ni en 2006, cuando el país estaba saliendo de la mega crisis económica, ni en 2009 cuando la economía colapsó dela mano de la crisis internacional y ni en 2015, cuando regía el cepo cambiario, el mercado inmobiliario estaba estancado y la incertidumbre por las elecciones presidenciales era terriblemente elevada.

Pero tomando los recaudos necesarios, decidí animarme y me salió bien. Hubo otras tantas veces que la decisión tomada no fue la correcta, pero lo que quiero indicarte es que hay que avanzar y no esperar, porque cuanto más pasa el tiempo, muchas veces es peor, no mejor.

¿Ya abriste tu cuenta en un broker?

Ahora llevemos el anterior razonamiento al ámbito bursátil.

Seguramente estarás pensando de que no es el momento indicado ni mucho menos para hablr de Bolsa o comenzar con la apertura de una cuenta en un Agente de Liquidación y Compensación (ALYC). En medio de una corrida cambiaria como la que estamos viviendo, con el Banco Central de la República Argentina (BCRA) perdiendo reservas internacionales diariamente y con la situación de alta incertidumbre, los incentivos para hacer inversiones bursátiles son muy bajos.

Si ese es tu pensamiento, permitime discentir con vos y decirte que estás equivocado. Si esperás la calma y la tranquilidad para ocuparte de tus inversiones, entonces todo se te hará cuesta arriba. En los mercados financieros, como así en otros aspectos de la vida, las situaciones ideales jamás aparecen. Siempre habrá algo perturbador, que generará incertidumbre y que hará riesgosa cualquier inversión bursátil.

Pero es la regla en el mercado de capitales: tomar distintas dosis de riesgo para buscar protección de los ahorros de los riesgos domésticos, como la inflación o la devaluación.

Y si eventualmente se da ese momento ideal para invertir, hay dos cosas que pueden desilusionarte:

1) Los precios de los activos financieros ya contendrán la mayor parte de las buenas noticias que trajeron esa tranquilidad, por lo que es poco probable comprar a precios atractivos.

2) La miopía política puede arruinar todo en cuestión de segundos. Y sino mirá lo que ha pasado tras cuatro meses dela famosa re-calibración de la meta de inflación el 28 de diciembre pasado:

Mi consejo es: abrí la cuenta y aprovechá que la gran mayor parte de los inversores está en pánico.

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>