La verdadera causa de la baja del mercado

Si estás preocupado, entiendo esa sensación. Yo también lo estoy. Ayer por la mañana estacioné el auto en la puerta de la oficina y me quedé escuchando la radio unos diez minutos. Allí, el periodista Marcelo Longobardi estaba entrevistando a un opositor que pertenece al ala del “periodismo responsable”.

“Vamos a insistir en que los precios de las tarifas de luz y gas se retrotraigan a los niveles del 1 de noviembre de 2017”, sentenció.

“Pero eso es equivalente a un aumento del déficit fiscal y de la emisión de deuda”, dijo Longobardi.

“El Gobierno tiene disponible más ingresos por recaudación en el primer trimestre, que los puede usar para los subsidios a las tarifas”, finalizó.

Automáticamente apagué la radio y entré a la oficina con más preocupación de la que tenía anteriormente. No es para menos, ya que la miopía y tozudez política no se detiene. Nuestra dirigencia no capta, o no quiere hacerlo, la grave advertencia del mercado.

Desde su máximo histórico en pesos, los 35.461 puntos alcanzados el 1 de febrero de este año, el Índice Merval acumula una caída de 21,6% en menos de dos meses y medio. Ganancias que cuestan construir en mucho tiempo pueden desaparecer en cuestión de semanas o incluso días. Y esto es lo que estamos viendo con el mercado argentino hoy en día. Desde que la política comenzó con su show mediático y populista de tarifas de gas y luz bajas para todos, el pasado 11 de abril, las acciones perdieron un 14% en 20 días. De esa manera es cómo nuestra dirigencia intenta seducir al capital y los inversores.

Técnicamente, el Merval medido en pesos está en terreno bajista. Una caída mayor al 20% desde su máximo reciente así lo considera. Por el momento, no podemos hablar de una mera corrección, sino que le tendencia es bajista.

Medido en dólares, la cuestión luce aún peor, ya que desde el máximo de US$ 1.832 que alcanzó también el 1 de febrero último, el Merval ya retrocedió un 30,5%.

¿Por qué baja la Bolsa tanto?

Como siempre mencionamos, los mercados se anticipan por varios cuerpos a los hechos económicos y nos anticipan lo que vendrá. Y el futuro de la actividad económica de corto plazo luce sombrío, con el consumo como fuerte perdedor con la aceleración de la inflación y con la inversión en un impasse por las elevadas tasas de interés y la incertidumbre.

Así, a pesar de que los balances del primer trimestre que las empresas están por presentar en estos días serán buenos, sobre todo el de los bancos y energéticas, para el futuro es una incógnita. Y esto es lo que se ve en las cotizaciones de las acciones actuales.

A pesar de esto, ya empezamos a ver precios que poco tienen que ver con los números fundamentales de las empresas, aun descontando este efecto negativo.

Sin embargo, hay dos elementos conducentes de la gran corrección del que ningún medio habla para evitar un pánico generalizado.

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>