El mejor mes para comprar acciones argentinas

En la historia de los mercados existen determinadas frases adoptadas por todos los participantes como verdades reveladas pero no todas ellas han sido puesta a prueba o contrastadas con datos de la realidad para determinar su grado de veracidad.

Algunas de estas frases, como “Comprar cuando todos venden y vender cuando todos compran” o “Ganancias que se construyen en años pueden desaparecer en cuestión de días u horas” no necesitan de demasiada contrastación ya que la historia nos da suficientes elementos para considerarlas como grandes certezas del camino inversor.

Sin ir más lejos, alguno de nosotros (por no decir la mayoría), ha sufrido en carne propia la realidad de los hechos señalados anteriormente.

Pero como te mencioné, hay otras verdades que no son del todo correcta, y si un inversor las adopta como ciertas puede perder mucho dinero (o dejar de ganarlo). Una de ellas es la famosa “Sell in May and Go Away” que se aplica con extrema habitualidad en los mercados de Wall Street.

Esta tesis señala que los inversores deberían vender sus posiciones en Mayo, irse de vacaciones en el verano boreal y volver recién en el mercado para el mes de Noviembre. El origen de esto que ver en el hecho de que el inversor no debe estar expuesto en el mercado durante un período donde estacionalmente las acciones pierden fuerza. En este sentido, para el inversor sería mucho más rentable no quedarse invertido en acciones durante todo el año, sino que hay que hacer el mencionado corte entre mayo y octubre.

Ahora pregunto, ¿es realmente así o se trata de una verdad con poco rigor empírico?

Al menos en 2018 ya estamos desalineados con la regla ya que el S&P 500 rindió un 1,9% en el mes de mayo. Esto implica que haber vendido las posiciones antes de mayo tuvo un costo de oportunidad importante en términos de rendimientos.

Pero no nos podemos quedar en solo un dato puntual para refutar esa teoría. Analicemos históricamente lo ocurrido en esa parte del año en un período de tiempo relativamente largo.

Como se observa, efectivamente en el período Noviembre-Abril el mercado tuvo un rendimiento promedio mayor que en Mayo-Octubre: 6,9% vs 3,9%. Pero eso no es lo mismo que decir que se debe vender todas las posiciones al comienzo del quinto mes del año. Sobre todo porque las acciones tienen un rendimiento aún muy positivo.

La lección que nos dan los números es clara al respecto: nunca demos por asumidas verdades que parecen reveladas y que luego terminan siendo frases hechas que perjudican a los ahorros.

¿Y en el mercado argentino podemos aplicar este razonamiento?

Es difícil hacer un paralelismo, sobre todo porque cada uno de los mercados financieros tiene su propia dinámica, alineados con coyunturas internas más que externas. Y esto se refuerza sobre todo en un mercado como el argentino, con baja profundidad, escasa liquidez y pocas empresas cotizantes.

Pese a esto, vamos a ser el intento desde los números…

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

 

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>