Esa cosita loca llamada Dólar

Queen, la emblemática banda musical liderada por Freddie Mercury, es uno de mis grupos preferidos. Entre las tantas canciones que son de mi agrado, hay una que se llama “Crazy little thing called love” (Pequeña loca cosita llamada amor) que es bastante movida y pegadiza.

Haciendo un paralelismo con esto y considerando la situación actual, los argentinos podríamos tranquilamente re bautizar la canción en tributo al dólar llamándola “Crazy little thing called dollar”. El “verde” domina nuestra mente y decisiones económicas con mucha mayor intensidad durante estas semanas.

Dejame explayarme un poquito más a continuación.

Ayer fue un día de fuerte contraste, con una clara dominancia del dólar como eje de los acontecimientos. Pasamos de la tranquilidad al pánico en cuestión de horas, propio de un país acostumbrado moverse en los extremos con una llamativa facilidad.

Como argentinos, podemos decir que ya estamos acostumbrados, pero créanme que hacemos mal. Estas malas costumbres deforman la percepción de lo que es normal o no y nos hace un daño importante sobre las expectativas hacia adelante.

Desde lo financiero, especialmente lo cambiario, todo está muy endeble, frágil y lleno de pesimismo. Y el movimiento del dólar mayorista en el día de ayer es un claro ejemplo de lo anterior.


El mercado cambiario mayorista ayer fue propio del desconcierto y falta de señales claras. El dólar mayorista estuvo fuertemente ofrecido en las primeras horas del día, bajando hasta $ 25,30 con escasa intervención del Banco Central de la República Argentina y del Banco Nación.

Sin embargo, en la jornada hubo un claro punto de inflexión que tuvo que ver con el anuncio del ministerio de Finanzas: parte del monto acordado con el Fondo Monetario Internacional, específicamente US$ 7.500 millones, el Tesoro lo volcará al mercado cambiario mediante subastas a través del BCRA para cubrir las necesidades en pesos que provoca el déficit fiscal. 

Tras el anuncio, los jugadores oficiales se retiraron del mercado cambiario y allí comenzó una fuerte escalada de la divisa estadounidense hasta un nuevo máximo histórico de $ 26,35. Sobre el cierre, volvió la artillería oficial para dejar el dólar en niveles de $ 26.

¿Cuál es la sensación que dejó todo esto?

Básicamente que el mercado sigue sin tener un rumbo claro hacia dónde apuntan los hacedores de política monetaria en términos de tipo de cambio, tasa de interés e inflación. No está clara la estrategia de fondo, no se percibe un ancla para calmar las expectativas negativas y la reacción de los agentes económicos es tan lógica como lo fue en el pasado: ante situaciones de estrés financiero y percepción de crisis, se refugian en el dólar.

Sobre llovido, mojado

A las tres de la tarde del miércoles, con el cierre del mercado cambiario, no finalizaron todas las malas noticias para la coyuntura de corto plazo. La Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, decidió subir su tasa de interés de referencia de corto plazo en un 0,25%, para llevarla al rango de 1,75% / 2,00%.

Si bien esta suba se encontraba muy descontada en el mercado, lo que sí sorprendió fue que el organismo prevé dos subas adicionales de la tasa de interés en 2018 cuando anteriormente se esperaba un solo movimiento adicional. Para el 2019, se mantuvo la proyección de tres ajustes alcistas.

Así, las proyecciones de tasa de interés quedaron de la siguiente manera:

– Target Tasa 2018: 2,25% / 2,50% (antes 2,00% / 2,25%) 

– Target Tasa 2019: 3,00% / 3,25% (antes 2,75% / 3,00%)

Esto es negativo para las economías emergentes porque implica encarecer el costo del financiamiento, volviendo más vulnerable a los países más dependientes del endeudamiento.

¿Adivinen en qué grupo se encuentra Argentina?

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>