Las máquinas traerán nuevas oportunidades

Por Ariel Walovnik

 

• ¿Finalmente nos reemplazarán las maquinas?

• La Inteligencia Artificial reaviva el miedo al desempleo.

• Los ludistas se equivocaron.

A principios del siglo XIX existió un movimiento en Inglaterra conocido como Ludistas. Estas personas eran artesanos que se reunían para protestar en contra de las máquinas que destruían sus empleos. Los telares mecánicos y las máquinas de hilar eran vistos por ellos como el enemigo, a tal punto, que llegaron a destruir varias instalaciones industriales para acabar con estas terribles máquinas.

Desde la Revolución Industrial, las máquinas han ido aumentando su capacidad, su precisión y utilidad. Poco a poco muchos trabajos que antes hacían las personas fueron siendo sustituidos por la nueva tecnología emergente.

La era digital, el desarrollo del Internet de las Cosas (IoT) y sobre todo la Inteligencia Artificial (IA) suponen una nueva era en la sustitución del trabajo: los humanos perderían sus trabajos en mano de las computadoras.

¿Acaso nos quedaremos sin trabajo?

Existen un renovado temor por la incorporación de nuevas tecnologías, y sobre todo de la IA, al mercado laboral. Si las máquinas pueden pensar por sí mismas, entonces ya no seremos necesarios los humanos…

El miedo del desempleo generalizado vuelve a estar vivo como hace 200 años. De la mano del IA, cada vez más personas temen ser reemplazadas para siempre.

Muchos trabajos se irán haciendo obsoletos a medida que la tecnología siga avanzando en todos los ámbitos de nuestras vidas. Los trabajos monótonos y repetitivos serán los primeros en ser reemplazados. Esto es algo que viene pasando hace más de 200 años y, al contrario de traernos problemas, nos ha traído muchos beneficios.

Una investigación de la firma Gartner predice que la IA creará 2,3 millones de puestos de trabajo y eliminará 1,8 millones para 2020. Un aumento neto de medio millón de puestos de trabajo generados por las nuevas tecnologías.

Tenemos miles de ejemplos de esto y solo necesitamos parar un segundo la pelota, repasar nuestra vida, y ahí los encontraremos.

Recordemos uno…

Cuando era chico el Dial Up empezó a aparecer en todos los hogares. El auge de los correos electrónicos y de internet hicieron que muchos empezaran a decir que era el fin de los carteros y del correo postal. Afirmaban que las empresas quebrarían porque ya nadie enviaría cartas pudiendo escribir correos electrónicos.

En parte tenían razón… Ya casi nadie manda cartas…

Pero lejos de suponer el fin de las empresas de correo, significó un gran auge para éstas. La aparición de internet, hizo florecer el envío de productos y objetos, lo cual tiene un mayor margen de ganancia para las empresas de este sector.

Solo con ver el precio de las acciones y las ventas de Fedex (FDX), por ejemplo, podemos ver como el crecimiento ha sido enorme a medida que el desarrollo de internet fue avanzado.


El ejemplo del correo es uno muy bueno y fácil de entender para todos. Tanto el correo como las ventas por internet están muy asimiladas en nuestras vidas y en todas las empresas. De hecho, si pasan por una oficina de Correo Argentino, podrán ver que hay una ventanilla especial dedicada solo a envíos por Mercado Libre.

La idea de que las máquinas van a dejarnos sin trabajo parte de una visión errada de que en economía existen un número finito de puestos laborales o tareas a realizar. Siguiendo esta idea, si la cantidad de tareas es fija y las máquinas desplazan a los trabajadores…entonces los trabajadores quedarán sin tareas y por lo tanto sin trabajo.

Nada más alejado de la realidad y de la historia.

Si esto hubiese sido cierto, hoy ya nadie tendría trabajo y estaríamos en crisis de empleo hace muchos años. El reemplazo del trabajo humano por trabajo automático ocurre hace cientos de años. Sin embargo, no vemos que haya un desempleo generalizado.

Así como se destruyen ciertas tareas o trabajos, se crean muchos otros nuevos. El progreso tecnológico genera nuevas industrias y productos, y con ellos la necesidad de producirlos, haciendo que nuevos trabajos aparezcan. Es un ciclo constante.

Hay trabajos que hace muchos años ni podíamos imaginar que existirían. ¿Se imaginaban ustedes que habría diseñadores de páginas web hace 20 años? ¿Y encargados de ciberseguridad? Ejemplos de nuevos empleos hay por todos lados.

Si los ludistas imaginaron que las máquinas generarían desempleo masivo en el Reino Unido se equivocaron fuerte. El desempleo en Gran Bretaña solo se disparó luego de la Primera Guerra Mundial y con la crisis del 29. Luego se mantuvo con sus altibajos en valores relativamente bajos.


Fuente: Office for National Statistics (ONS)

Queda demostrado que las máquinas no han generado los problemas que se temían.

Se reconoce que es posible que a corto plazo exista un impacto en el empleo de algunos sectores. A determinados grupos con actividades muy específicas les será difícil la transición entre un empleo y otro. Sin embargo, en el conjunto de la sociedad y a largo plazo se verán beneficiadas.

Hay otras cuestiones positivas asociadas al cambio tecnológico. Los sectores en donde más se reduce el trabajo humano se abarata su precio relativo con respecto a los otros. Así por ejemplo las computadoras o celulares son accesibles para cualquier persona. Esto ayuda a impulsar el crecimiento económico y mejorar la calidad de vida de las personas. Este es un proceso que hemos verificado a largo de los últimos 200 años.

En este sentido un estudio de la firma Accenture sostiene que la IA tiene la capacidad de duplicar la tasa de crecimiento de las economías desarrolladas de aquí a 2035, al aumentar la productividad laboral en un mismo período un 40%.

El cambio tecnológico es beneficioso para todos y no debemos temerle. Lejos de crearnos problemas, nos ayudará a solucionarlos. Además, en nuestro rol de inversor abrirá nuevas oportunidades para potenciar el portafolio.

En esto último es donde voy a tratar de aportarle mucho valor.

Buen fin de semana.

Ariel Walovnik

Sobre el autor

Avatar
Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>