¿Se vienen los osos?

Hace algunas semanas se viene escuchando que estamos entrando en el final de un mercado de toros para pasar a uno de osos. Posiblemente ya haya leído o escuchado sobre estas expresiones referidas a osos (bear en inglés) y toros (bull).

Es muy típico del mundo bursátil referirse a los estados de las bolsas en base a estos dos animales. La forma en que estos atacan son el motivo por el que se los asocia con el movimiento que tienen los mercados.

Un bear market es un mercado que tiene tendencia bajista, es decir, que sufre una caída del precio sostenida en el tiempo. Los osos atacan de arriba hacia abajo buscando aplastar a su oponente, y por eso son el símbolo de la baja en los mercados.

Durante este tipo de mercados, lo normal es que los inversores intenten cubrirse de las futuras caídas y tomen posiciones en corto o busquen activos seguros.

El bull market es el opuesto al bear market ya que es un mercado con tendencia alcista. Los toros atacan con sus cuernos de abajo hacia arriba, representando la forma en que el mercado se mueve durante esos periodos. Los mercados alcistas a menudo se relacionan con el optimismo y la confianza del inversor, con una mayor influencia de las noticias positivas, mientras que las negativas no son atendidas por el mercado.

Es importante aclarar que estos movimientos marcan la tendencia del mercado en general, no quiere decir que absolutamente todas las acciones vayan en un mismo sentido. En un mercado alcista algunas acciones bajarán y en un mercado bajista otras subirán. Sin embargo, esto hace referencia a la tendencia que tiene toda la bolsa en su conjunto.

Muchos analistas consideran que estamos en el bull market más largo de toda la historia.

Superada la crisis de las hipotecas en el 2008, entramos en un período de bonanza para el mercado de las acciones muy importante. Las ganancias en general han sido muy buenas a lo largo de todos estos años.

De todas formas, es importante hacer algunas aclaraciones antes de ser tan terminantes con el tipo de mercado en el que estamos.

Por empezar, no existe una definición clara y exacta de a partir de qué momento se puede considerar que se está en un mercado bull o en uno bear. Se habla de que se pasa de un mercado bull a uno bear cuando la caída en el índice S&P supera el 20%, y lo mismo pasa al revés. Pero no necesariamente tiene que ser inmediata, puede tardar un tiempo en darse esa baja ya que no es preciso caer en una crisis profunda para que la baja sea efectiva.

No está claro de dónde sale este porcentaje en particular, podría ser 30% o 25%. Sin embargo, la idea es que sea una caída importante para separar un bear market de una corrección, para la que se suele hablar de un 10% de caída en el precio.

Otros analistas no ven necesaria la caída de 20% para considerar que se está en un bear market. Muchos piensan que el mercado bajista simplemente significa que hay gran dificultad para ganar dinero esperando el alza y que se está en un escenario dominado por la alta volatilidad. De hecho, muchos analistas ya consideran que hemos entrado en un bear market. El sentimiento del mercado también es importante para anticipar si se está o no en este tipo de mercados.

Los bull market suelen tener una duración 3 veces mayor que los bear market, y suelen finalizar por dos motivos: La FED o una recesión.

Antes de que se dé un proceso de caída en la economía, las acciones suelen caer fuerte. Como sabemos, el mercado suele anticiparse a los problemas de la economía.

Sin embargo, si la Reserva Federal se vuelve muy agresiva con la suba de tasas, también puede acabar con un mercado alcista e inducir al mercado a un periodo de bajas.

Como vemos, la evolución del S&P ha sido muy favorable en los últimos años. El crecimiento ha sido sostenido más allá de algunos episodios de corrección.

Vale aclarar que se venía de una muy fuerte caída luego de la crisis de las subprime. Sabemos también, que es mucho más lento el recuperarse de una crisis que el perderlo todo ante una baja muy fuerte. Cuando uno mira los ciclos de mercados alcistas y bajistas, no solo debe mirarse la duración, sino también los niveles reales que el mercado logra alcanzar.

El miedo lógicamente pasa por saber si nos estamos enfrentando a un nuevo escenario en los próximos meses. Nadie quiere estar comprado en el largo plazo en un momento de mercado bajista. El riesgo debe ser disminuido para este tipo de mercados o aumentar la selectividad de los activos en los que se invierte, ya que la estrategia de aprovechar la suba de todo el mercado no suele ser la mejor.

Los fundamentos de las compañías serán claves para conseguir inversiones adecuadas y para no caer en falsas expectativas.

Oportunidades de inversión muy buenas vamos a seguir teniendo, entremos o no en un mercado bajista, simplemente tendremos que ser inteligentes y buscar buenas oportunidades donde invertir nuestro dinero. No tenemos que pensar en una crisis para imaginarnos un bear market, ni tampoco asustarnos si finalmente se entra en uno.

Tampoco sabremos si finalmente entraremos en el mercado de los osos. Es posible que la coyuntura actual sea el cambio de un mercado muy líquido y con tasas de interés muy bajas, a un mercado con tasas en niveles reales positivos normales.

Saludos Cordiales.
Ariel Walovnik.

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Avatar
Mercado en 5 Minutos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>