Siguiendo la fortaleza americana

La economía de la principal potencia mundial está pasando un muy buen momento. El producto bruto interno de Estados Unidos creció un 4,2% en el segundo semestre de este año.

Resulta útil recordar que el Producto Bruto Interno (PBI) refleja cuanto está produciendo una economía (en este caso la de Estados Unidos) durante un periodo determinado. Si la producción en su conjunto crece, la economía está creciendo.

A pesar de que las luchas comerciales con China persisten y de los constantes frentes internos y externos que enfrenta la administración Trump, el crecimiento de la economía parece ser robusto. Se estima que este año, la expansión estará en el orden del 3%, cumpliendo con el objetivo establecido por el Presidente Americano en su campaña.

Fuente: Departamento de Comercio de Estados Unidos.

El crecimiento de este segundo semestre fue impulsado por un aumento importante en el gasto público y privado, sumado a mayores inversiones. Las importaciones cayeron y las exportaciones subieron, mostrando signos positivos muy fuertes.

Los programas de estímulo fiscal, implementado por Trump, están teniendo un efecto más que positivo en la economía norteamericana.

El desempleo sigue descendiendo, alcanzando niveles del 3,7% durante el mes de septiembre, llegando al nivel más bajo desde 1969.

Esto además impacta en la confianza de los consumidores americanos, la cual se encuentra en niveles muy elevados, superando el nivel de 100 3 veces en un año por primera vez desde 2004.

Fuente: Universidad de Michigan 

Esto siempre es un gran indicador de lo que las personas piensan y ven de la economía, y suele ser acompañado por crecimiento del consumo y la actividad.

Con la confianza de los consumidores alta y la economía creciendo, las empresas pueden crecer y aumentar sus ventas y ganancias.

Se espera además que la economía vuelva a crecer en un número cercano al 2,8% para el año que viene lo que mantiene expectativas más que favorables para todo el sector financiero.

Este avance de la economía norteamericana puede comprobarse al mirar lo que sucede con el índice Russell 2000, que engloba a las empresas de baja capitalización del mercado. Es un buen termómetro de cómo han estado avanzando los sectores económicos, ya que el índice incluye a las empresas pequeñas y medianas conocidas como las Small Caps.

Este es uno de los motivos por el que hemos visto como el Russell ha rendido por encima de lo que rindieron índices como el S&P 500. Debajo vemos la comparación del Russell (en rojo) contra el S&P (blanco). Vemos que ambos tuvieron movimientos similares, pero que el Russel logró superarlo en el último año.

Las proyecciones positivas de crecimiento económico invitan a ser optimistas con este índice. Mientras la economía norteamericana sea fuerte y crezca, mejor será para los sectores medios y para las empresas más chicas que son el verdadero motor americano.

Esto representa una buena oportunidad de inversión en las empresas más pequeñas, si sabemos en cuales invertir.

Estas empresas de baja capitalización son las que analizamos y recomendamos en nuestro servicio llamado Small Cap Profits.

Saludos Cordiales.
Ariel Walovnik.

 

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>