Diez años de revolución tecnológica

La semana pasada festejamos los 10 años de uno de los desarrollos tecnológicos más importantes del siglo.

Aunque puede sonar raro escuchar esto ahora, esta tecnología joven, va a modificar al mundo como lo conocemos…

“He estado trabajando en nuevo sistema de pagos electrónicos que es completamente usuario-a-usuario, sin ningún intermediario”

Asi comenzó todo. El 31 de octubre del 2008 Satoshi Nakamoto inició una serie de envíos de correos electrónicos a un grupo selecto de personas, en su mayoría pertenecientes a un grupo conocido como Cypherpunks. Este grupo de personas podría definírselo como programadores activistas que defienden el uso generalizado de la criptografía y las tecnologías, para mejoran la privacidad de todas las personas, como una ruta para el cambio social y político.

Las primeras respuestas a estos correos y a la publicación del “Libro Blanco” fueron muy positivas por este grupo de personas. Hay que entender que la idea del Bitcoin comulgaba perfectamente con lo que estas personas pensaban, y tenía la ventaja de haber aparecido luego de la gran crisis del 2008. El sistema financiero estaba bajo dudas y siendo el blanco de ataque por los enormes errores que se habían cometido.

La idea de una moneda digital descentralizada encajaba perfecta en este contexto y en la filosofía de los Cypherpunks, quienes colaboraron activamente en el desarrollo del proyecto.

Dos meses más tarde, el 3 de enero del 2009, se creó la primera cadena de bloques de la historia con una recompensa de 50 BTC.

En febrero de ese mismo año Satoshi escribía un post donde explicaba porque era importante a su modo de ver la creación de la moneda digital y el sistema de blockchain.

“El problema fundamental del dinero convencional es toda la confianza que se requiere para hacerlo funcionar. Debemos confiar en el banco central para que no devalúe la moneda. Pero la historia del dinero fiduciario está llena de abusos de esa confianza (…)”.

La pizza más cara de la historia
El desarrollo de la moneda continuo con varias transacciones de prueba. Sin embargo, no fue hasta el 22 de mayo de 2010 que se realizó la primera transacción con Bitcoin. Un programador de Jacksonville, Laszlo Hanyecz, convenció a Jeremy Sturdivant de que le enviará dos pizzas a cambio de 10.000 Bitcoins. Hoy en día, cada una de esas pizzas hubiese costado US$ 30.000.000.

A finales de 2010, estaba emergiendo como una moneda real con la primera transacción móvil y su valor total superaba el millón de dólares.

Ocho años más tarde, la principal criptomoneda se intercambia en más de 200 casas de cambio alrededor del mundo y con más de 250 mil transacciones confirmadas por día. En el pico máximo de la criptomoneda, se llegaron a hacer más de medio millón de compra/ventas de Bitcoin en un mismo día.

Fuente: Blockchain.com 

Esta criptomoneda fue la punta de lanza que permitió la aparición de muchas otras monedas y el desarrollo de muchas otras tecnologías.

Hemos hablado muchas veces de la importancia del blockchain y de su enorme utilidad para muchísimos proyectos que se están creando y muchos otros que vendrán (ver nota). Esta tecnología nació justamente cuando la moneda fue creada.

El camino a los 20 mil…
El camino no ha sido siempre recto desde la creación de la moneda. Su adopción no fue sencilla, tanto para esta moneda como para todas las otras.

Además, se sufrió un episodio puntual muy duro y que puso en serias dudas la posibilidad de continuar con el intercambio de las criptomonedas. Hablamos del caso de Mt. Gox que puso en boca al Bitcoin, y por el peor motivo que podía existir.

La exchange japonesa, que había sido lanzada en el año 2010, canalizaba cerca del 70% del total de las transacciones de Bitcoin en el mundo. En febrero de 2014 sufrió un ataque de piratas que costo más de 800.000 Bitcoins. Este fue un duro golpe para todo el mundo de criptomonedas ya que demostraba sus debilidades y les permitía a sus detractores criticarlo con dureza.

Otras exchanges que habían sido creada unos años antes, fueron tomando poco a poco el lugar dejado por Mt.Gox luego de que esta cerro. Asi por ejemplo Coinbase, creada en 2012, fue tomando el lugar como la mayor casa de cambio, llegando a valer más de 8 mil millones de dólares.

Hubo otro episodio muy fuerte que puso al Bitcoin en boca de sus detractores, pero que al final sirvió para aumentar los controles y mejorar el uso de las monedas. El sitio de internet Silk Road facilitaba la compra de armas, drogas y otros productos ilegales mediante el pago de bitcoins. La moneda se convirtió entonces en un medio de pago para criminales y para el financiamiento de actividades terroristas.

En 2015 el sitio fue cerrado y su fundador, Ross Ulbricht, sentenciado a prisión perpetua. Esto generó una caída en el precio de la moneda y derivó en un nuevo escándalo para la moneda y todo el universo cripto.

A partir de ahí, se intensificó parte del proceso de las exchanges para mejorar la seguridad y exigir reconocimiento. Aquellos que tengan criptomonedas recordarán cuando abrieron su cuenta, la exigencia de enviar una selfie con su documento y la fotocopia de algún servicio.

En los grandes bancos, este proceso es parte de lo que se llama KYC (Know your customer o conoce a tu cliente), es algo muy importante y al que se le ha dado cada vez más atención. Asuntos de seguridad nacional y de lavado de dinero son prioridad para los bancos. Las exchanges comenzaron entonces a ser más firmes con respecto a las cuentas que se abrían mejorando el ecosistema de las criptomonedas.

Estos primeros años de idas y venidas en el precio, y mientras iba creciendo poco a poco, a pesar de los tropezones, muchos comenzaron a posar sus ojos en esta moneda e invertir. Entre los casos más conocidos, podemos mencionar el de los hermanos Winklevoss (conocidos por su batalla legal contra Mark Zuckerberg) quienes hicieron cerca de mil millones de dólares por haber invertido en Bitcoin durante estos primeros años.

Los problemas fueron poco a poco solucionados y aumentado la adopción de la moneda. Cada vez más empresas comenzaron a aceptar pagos en cripto, entre ellas podemos mencionar a Overstock.com, Newegg, Expedia, Microsoft, Dish Network, OKCupid, CheapAir y Etsy.

El año pasado, el Bitcoin pasó también a ser utilizada como activo de especulación financiera. Así cada vez más fondos especulativos dieron lugar a inversiones especulando con el precio y dando lugar a un crecimiento enorme del precio de la moneda. También fue usada como una forma de reservar el valor en momentos de dificultados en el precio de la renta variable.

Asi, fue como el BTC paso de valer cerca de US$ 1.000 a principios de año, a valer por arriba de los US$ 19.000. Una ganancia de más de 1.300%. Este año hubo una depuración en el precio y un menor uso especulativo de la misma, pero al mismo tiempo fue un florecimiento continuo en la adopción y en el uso.

Como otros hitos del uso de esta moneda, fueron creados futuros por parte de la bolsa de Chicago, y como hemos venido mencionando en el servicio de CriptoAlertas, se está preparando el terreno para que los grandes institucionales puedan invertir en las criptomonedas.

Otro tema importante fue que el Bitcoin logró despejar toda duda sobre su capacidad. Se confirmó como una realidad y como un activo clave. Hasta personas como el CEO de J.P. Morgan tuvo que retractarse y admitir que las criptomonedas eran algo serio y que habían llegado para quedarse.

El futuro es enorme para esta moneda, y más allá de que pueda tener idas y venidas, seguirá creciendo en adopción y en uso. Y mientras más se utilice, mejor para su precio y sobre todo considerando que la cantidad de monedas emitidas será fija.

Las dificultades fueron poco a poco superadas mientras se mejoraba el ecosistema. Como toda tecnología disruptiva tuvo muchas cosas que superar y mejorar, pero sin duda llego para quedarse y cambiar nuestras vidas.

¿Qué paso con el padre de la criatura?
Es realmente muy poco lo que se conoce acerca de Satoshi Nakatomo. De acuerdo con su perfil cargado en la fundación de Bitcoin, es un hombre nacido en 1975 en Japón. Pero siempre ha sido muy reservado con respecto a su propia identidad e incluso ha esquivado todas las preguntas referidas a si mismo cuando intercambiaba correos con otros programadores que colaboraron en el desarrollo de la moneda.

A mediados de 2010 decidió retirarse del proyecto de Bitcoin y entregar las claves del código fuente a Gavin Andresen, y transferir dominios relacionados a otros miembros importantes de la comunidad. Desde ahí no se supo nada más de él, pero comenzaron a aparecer muchos rumores acerca de quién es el creador de la criptomonedas.

Se especuló con que fuese una persona de habla inglesa debido a la calidad de las respuestas en inglés y al hecho de que el propio código fuese escrito enteramente en esa lengua y no en el japonés. Las expresiones idiomáticas que utilizaba también reforzaba la idea de que hablaba el inglés de forma nativa, y a eso se sumaba el análisis de las horas de mayor actividad de Satoshi.

Los rumores incluso llegaron a afirmar que Elon Musk podría ser en realidad Satoshi, pero fueron desmentidos rápidamente por él.

No se sabe y posiblemente nunca se sepa quién es el padre de esta moneda, lo que sí sabemos es que nada será igual. En unos años cuando recordemos los inicios del Bitcoin seguramente nos sorprenderá cómo ha evolucionado y cuantas criticas ha superado.

Saludos Cordiales.

Ariel Walovnik.

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>