El principio del fin

Hace dos años, cuando se hablaban de ellas, eran solo palabras de optimismo y elogios. Ahora, todo lo contrario…

Apple, Facebook, Amazon, Google y Netflix acumulan caídas sin precedentes desde octubre, principalmente lideradas por la firma de la manzanita y la del magnate Jeff Bozos, que concentran las dudas de los inversores sobre el sector hacia futuro.

Es muy probable que el cambio de ciclo en Wall Street empiece por donde se inició la era expansiva más larga de la historia: el sector tecnológico. Las empresas estrellas de Silicon Valley, capitaneadas por las denominadas FAANG, han sido los artífices de un crecimiento sin precedentes en los mercados de Estados Unidos, acumulando subidas casi ininterrumpidas desde marzo de 2009.

La pujanza de las tecnológicas, su fuerte ritmo de crecimiento, su elevada caja y su potencial de diversificación les convirtieron en las favoritas de los inversores, ocupando los primeros puestos entre las empresas más valiosas y desbancando a sectores tradicionales como el industrial o el financiero.

Durante muchos meses, los cinco primeros puestos entre las entidades con mayor capitalización bursátil de Estados Unidos han estado copados por tecnológicas, pero la tendencia empieza a cambiar. Los inversores se están mostrando suspicaces ante la capacidad de liderazgo del sector, arrastrando a sus principales compañías y, con ellas, a todo el mercado, dado el enorme peso que las tecnológicas suponen para Wall Street.

Desde el 1 de octubre, cuando las dudas se hicieron ya ineludibles, Apple, Amazon, Alphabet, Facebook y Netflix acumulan una pérdida de valor conjunto en Bolsa de 722.000 millones de dólares.

La cifra supera el billón de dólares si se compara con los máximos registrados entre agosto y septiembre. Apple concentra la mayor parte de los miedos del mercado. La compañía cerró el pasado septiembre el mejor ejercicio de su historia, pero se mostró muy prudente con los ingresos previstos en el trimestre actual, en teoría el de mayores ventas gracias al empujón consumista de la temporada navideña. Al tiempo, muchos de sus proveedores rebajaron la estimación de resultados ante la caída de pedidos por parte de su principal contratista.

Las alarmas rodearon entonces al iPhone, cuya saturación comienza a ser una realidad determinante para el futuro del Apple, que aún depende en un 60% de su teléfono estrella, pese al esfuerzo por crecer en el mercado de servicios.

En el caso de Facebook, la acción de la red social logró recuperarse tras el impacto de la crisis de la fuga de datos a Cambridge Analytica que estalló en marzo, cuando llegó a perder la cifra histórica de 124.000 millones de dólares en un solo día.

Sin embargo, la presentación de los resultados del tercer trimestre fue el puntapié para que se genere un nuevo desplome de la acción que parece no encontrar suelo. Facebook lleva perdidos 80.000 millones de dólares de su valor desde octubre, hasta una capitalización por debajo de los 390.000 millones de dólares que le ha desplazado al octavo puesto en el ránking de las empresas más valiosas, frente a la quinta posición que ocupaba en los últimos meses.

Amazon, protagonista de uno de los impulsos más verticales en la historia de Wall Street, también ha acusado una fuerte corrección. La firma de comercio electrónico parecía a punto de seguir la estela de Apple como la segunda empresa billonaria del mercado, pero un crecimiento trimestral menor del previsto frenó en seco sus aspiraciones. La compañía multiplicó por más de diez su beneficio neto en el tercer trimestre y disparó un 56% las ventas, pero se quedó por debajo de las expectativas de los analistas, lo que el mercado interpretó como un desgaste del poderoso sector tecnológico.

Desde octubre, Amazon ha perdido 240.000 millones de valor, quedando desplazada del segundo al tercer puesto entre las empresas más valiosas.

El gran buscador de internet Alphabet (Google) experimentó también una huida de inversores al quedar por debajo de las estimaciones en los ingresos del tercer trimestre. La matriz de Google registró un impulso de las ventas del 36% entre junio y septiembre, pero los analistas esperaban todavía más, lo que pone en evidencia la exigente vara de medir de los inversores frente al sector tecnológico. El buscador de Internet se valora hoy en algo más de 720.000 millones de dólares, un 13% menos que a comienzos de octubre.

Netflix también ha perdido su puesto como estrella del mercado. La compañía audiovisual que ha revolucionado la forma de consumir televisión en todo el mundo batió las previsiones en el último trimestre con un fuerte ritmo de crecimiento en el número de usuarios. Sin embargo, los inversores están consternados ante el elevado endeudamiento de la tecnológica, que lidera el desplome del sector en términos porcentuales. Desde octubre, Netflix ha perdido un 31%, equivalente a más de 52.000 millones de dólares. Pese a todo, logra mantenerse en terreno positivo desde enero.

Apple, Amazon y Netflix no han borrado las subidas acumuladas en el año, aunque la tendencia pone en duda que puedan mantenerse fuera de números rojos antes de que acabe 2018. Google y Facebook han perdido ya todo lo ganado.

Si bien es difícil poder anticipar un techo de mercado para las tecnológicas, como inversor es importante recordar aquella frase que dice “los arboles no crecen hasta el cielo”. Al día de hoy solo dos de ellas están en terreno negativo respecto a este 2018, hasta que todas no muestren números en rojos no estaremos en condiciones de afirmar que el fin de ciclo ha llegado.

Por un trade exitoso,

Germán Fuentes

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>