Este Índice demuestra cómo crecen los dividendos mundiales

El mundo evoluciona día a día, eso está claro. Pero también cambia la forma en que las personas viven sus vidas.

Durante varios años me dediqué a asesorar a mis clientes en materia de inversiones. Pero también en entender cuáles eran sus necesidades y qué objetivos se proponían en la vida.

En un mundo que constantemente plantea desafíos y oportunidades, mi experiencia permite decirle que no hay nada mejor que buscar un buen nivel de estabilidad y previsibilidad en un contexto volátil.

Especializarme en buscar inversiones estables, seguras y generadoras de ingresos, ha sido uno de los pilares de mi vida como asesor, y el mensaje que siempre quise transmitir a mis clientes.

Por eso mismo, siempre hice hincapié en las empresas de dividendos.

Hace algunos días, me llegó un reporte muy interesante de una importante Gestora de Activos a nivel mundial, se llama Janus Henderson Investors.

Esta compañía elaboró un Índice Global de Dividendos, por medio del cual analiza la evolución a largo plazo de las tendencias de los dividendos mundiales.

Lo que hace es representar los dividendos que pagan en un trimestre, las 1.200 firmas más grandes del mundo en función de su capitalización bursátil.

Los resultados que arrojó el Índice en el tercer trimestre de 2018, son verdaderamente impactantes, y eso en virtud de la fortaleza de la economía internacional que impulsó la rentabilidad de las empresas de todo el mundo.

Veamos los detalles…

Las distribuciones registraron un crecimiento interanual del 5,1%, con un monto total de US$354.200 millones, siendo una cifra más que robusta para el tercer trimestre.

Estados Unidos, Canadá, Taiwán y la India registraron máximos históricos en sus distribuciones trimestrales, mientras que los dividendos chinos retomaron la senda del crecimiento después de tres años de contracción.

En general, todas las regiones tuvieron mejoras en las distribuciones.

El Índice cerró el trimestre con un nuevo récord, lo que refleja una expansión de más del 80% en los dividendos mundiales desde su lanzamiento en 2009.

El crecimiento de los dividendos en Estados Unidos fue del 7,3%, como consecuencia de la aceleración en el ritmo de expansión en los dos primeros trimestres del año, y solo una empresa de cada setenta recortó su remuneración al accionista.

Las distribuciones en Hong Kong y Taiwán avanzaron un 5,9% y un 6,2% respectivamente, aunque China superó a sus dos vecinos.

En el periodo más relevante en el país en materia de dividendos, las distribuciones de empresas chinas se dispararon un 14,6%, lo que supone un cambio de rumbo después de tres años de caídas.

El repunte de las distribuciones en el sector bancario supuso la mitad de la suba total de los dividendos pagados en China. Las aseguradoras representaron más de un 33% pese a ser un sector pequeño, y las empresas energéticas también incrementaron notablemente sus distribuciones con sus accionistas.

Los dividendos australianos fueron los más discretos de la muestra analizada. Tan solo lograron avanzar un 1,3%.

Los grandes bancos, que distribuyen casi la mitad de los dividendos anuales del país, no aumentaron sus distribuciones. Sus ingresos se han desacelerado en los últimos trimestres y como ya distribuyen una parte considerable de sus ganancias, tienen poco margen para aumentar los dividendos.

Por otro lado, son muy pocas empresas europeas que distribuyen dividendos actualmente, pero las que sí lo hacen, los incrementaron en gran medida.

En el Reino Unido, los dividendos tuvieron un impresionante crecimiento del 11,1%, teniendo en cuenta el descenso de los dividendos extraordinarios, la caída de la libra y otros efectos temporales.

Realmente es un reporte muy alentador para los inversores que nos gustan las empresas solidarias en sus distribuciones de ganancias. Y todo esto pese al efecto negativo de las fluctuaciones de las monedas mundiales y la volatilidad que viene acechando a los mercados producto de la incesante guerra comercial.

Es un año más complicado para los mercados bursátiles, eso sin lugar a dudas. Pero el crecimiento constante de los beneficios de las empresas debería seguir impulsando los dividendos de forma continua.

El aumento de las ganancias y la solidez de los flujos de efectivo serán determinantes para seguir contando con un sólido respaldo de las distribuciones, y lo que hará mantener la confianza de los inversores de ingresos de cara al próximo año.

Un cordial saludo,

Diego Matianich

Si querés recibir la versión PRO, podés suscribirte acá.

Sobre el autor

Sistemas IG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>