El fenómeno minorista que no para de crecer

• No lo frena nada, ni nadie
• Lo tiene todo
• 10 veces más grande
• Ganancias que se multiplican

0:30 | ¿Acciones de valor o de crecimiento?
Como usted sabe, en el mercado se diferencian las acciones de valor de las de crecimiento. Saber diferenciarlas es clave para cualquier inversor.

Las acciones de valor (value stocks) son aquellas que representan a compañías con gran trayectoria y experiencia en el sector, con un negocio que les permite obtener ingresos suficientes como para distribuir dividendos regularmente, lo que les permite gozar de cierta estabilidad.

Por lo tanto, son acciones que suelen mantener su valor de mercado porque lo que generan como beneficios, lo reparten entre sus accionistas. (Puede ver este newsletter especial para ampliar sobre el tema: ¿Por qué hoy es importante que su portafolio tenga una buena defensa?)

Las acciones de crecimiento (growth stocks), en cambio, son las que representan a compañías en pleno desarrollo, generalmente ligadas a sectores innovadores o industrias expansivas, que a diferencia de las anteriores, reparten muy poco efectivo en forma de dividendos o directamente carecen de una política de distribución.

Al no distribuir parte de sus ganancias, su valor patrimonial no disminuye y, en consecuencia, el comportamiento de la acción tiende a subir a medida que la empresa aumenta sus beneficios. 

Una de las compañías que en el último tiempo se ha destacado por su fuerte tasa de crecimiento año tras año, es la compañía de la que le voy a hablar a continuación.
1:40 | Un negocio caso perfecto
Seguramente no le sorprenderá saber a qué compañía me refiero, pero seguramente le impactará saber los números que presenta año tras año en sus reportes financieros.

Antes de entrar en cuestiones numéricas, déjeme comentarle brevemente acerca del negocio de Amazon (AMZN).

Podría decirle que Amazon es un “minorista en línea” norteamericano, que opera una plataforma de e-commerce de manera masiva, en la cual las personas pueden comprar prácticamente cualquier cosa (porque realmente abarcan todos los rubros que se podría imaginar).

Su negocio está segmentado en 3 partes: el negocio en Estados Unidos, el internacional y lo que se denomina AWS (Amazon Web Services).

Los dos primeros segmentos (Estados Unidos y el segmento internacional) comprenden la plataforma minorista global de productos de consumo a través de los sitios web de la compañía. El segmento AWS, se especializa en la venta de suscripciones a servicios de computación y almacenamiento en la nube, para consumidores finales, corporaciones, agencias gubernamentales e instituciones académicas.

El segmento del negocio correspondiente a los Estados Unidos representa el 61% de los ingresos totales, mientras que el internacional el 29% y Amazon Web Services el 10%.

Los resultados del ejercicio 2018 muestran un crecimiento abismal.

Déjeme compartirlos con usted.

2:50 | El arte de decuplicar sus ingresos
A la hora de analizar el desempeño de Amazon en materia de Ingresos durante los últimos 10 años, se pueden identificar tres tasas de crecimiento promedio anual (TCPA) diferentes.

Veamos…

1º Etapa de crecimiento: 2009 a 2011: TCPA 40%

2º Etapa de crecimiento: 2012 a 2016: TCPA 25% 

3º Etapa de crecimiento: 2017 al presente: TCPA 31%


Los números son realmente alarmantes. Mientras en 2009 Amazon obtenía ingresos anuales por US$24,5 millones, el constante crecimiento durante los años posteriores le permitió obtener en 2018 ingresos por US$232,9 mil millones.

Es decir, que los ingresos de la compañía crecieron 9,5 veces o, si lo prefiere, un 950% en 9 años.

Ahora bien, más allá de los ingresos totales que permiten ver una industria creciente y pujante, el inversor debe analizar la rentabilidad de la compañía para comprender qué tan rentable es.

Y de eso hablaremos a continuación.

3:40 | ¿Qué tanto valor genera?
Para saber que tan rentable es una compañía, es importante poder analizar ciertos indicadores de rentabilidad, entre los cuales tenemos al margen bruto y el EPS.

El margen bruto no es ni más ni menos que la diferencia entre el precio de venta de los productos y/o servicios de la firma, con su costo de producción. Cuanto mayor sea el porcentaje, mayor es lo que le queda a la empresa por cada dólar que le entra por ventas, y que podrá destinar a cubrir otros gastos u obligaciones.

Otro indicador de rentabilidad muy utilizado en la jerga bursátil, es el famoso BPA (Beneficio por acción), también podrá divisarlo en inglés como EPS (Earnings per share). El EPS es el resultado de dividir el beneficio neto de una empresa entre el número de acciones totales durante el año.

Observe en el siguiente gráfico, cómo han evolucionado estos dos indicadores de rentabilidad en el gigante Amazon.

El margen bruto crece constantemente, incluso prácticamente se ha duplicado en los últimos 10 años. El EPS, en cambio, muestra que en los años 2012 y 2014, la empresa no ha sido rentable.


Actualmente, Amazon es una de las compañías más grandes del mundo, con una capitalización bursátil de más de US$840 mil millones, y un flujo de efectivo operativo de más de US$30 mil millones anuales.

Si quisiera, podría distribuir una porción de sus ganancias en materia de dividendos a sus accionistas (como en las acciones de valor), pero eso le impediría mantener el ritmo de crecimiento que viene logrando año tras año.

Realmente, un verdadero fenómeno que no para de crecer.

Ante cualquier duda, escríbame a [email protected]

A su lado en los mercados.

Diego Martinez Burzaco

Sobre el autor

Avatar
Mercado en 5 Minutos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>